10 Trucos psicológicos para vender más en tu negocio

Los vendedores exitosos utilizan toda clase de trucos, técnicas y estrategias para seducir y persuadir a sus clientes, aprovechando diferentes sesgos cognitivos y comportamientos humanos que les permiten influenciar sus decisiones de compra.

Si quieres incrementar las ventas de tu negocio, te hemos preparado una selección de 10 de los más efectivos trucos psicológicos que puedes comenzar a aplicar desde hoy mismo… ¿Te animas a implementarlos en tus estrategias?

Antes de comenzar, es importante aclarar 2 cosas:

  • El objetivo de estos trucos no es que engañes a tus clientes, sino que aprendas a presentar tu propuesta de valor de una forma mucho más atractiva y persuasiva, apelando a esos factores que influyen en la decisión de compra.
  • Estos trucos son producto de experimentos e investigaciones realizadas en contextos específicos, por lo que debes usar la información sólo como referencia y hacer tus propios experimentos para determinar qué es lo que mejor funciona para tu negocio.

1.  Primero convence y luego haz una oferta irresistible. Nunca ofrezcas los descuentos y beneficios adicionales desde el comienzo. Ten siempre un “AS” bajo la manga y guárdalo para sellar la negociación. Si logras convencer al cliente de que tu propuesta es realmente atractiva, cuando le ofrezcas ese descuento o beneficio adicional, no podrá resistirse. Este es un truco se conoce como “diseminación de beneficios” y suele ser utilizado en los infomerciales, en los que primero te muestran un producto y te explican sus características, para luego utilizar la popular frase: “Pero, eso no es todo…” y ahí te muestran todos los beneficios adicionales que obtendrás con tu compra.

2. Escasez: Los seres humanos solemos apreciar más las cosas cuando estamos a punto de perderlas. La idea es crear en tus clientes la sensación de que debe decir “SI” pronto o perderá la oportunidad de obtener tu oferta o tu producto. Este elemento de persuasión puede ser utilizado de dos maneras: creando sensación de escasez en términos de cantidad, es decir, “quedan pocas unidades”; o, en términos de tiempo, es decir, “oferta válida sólo por tiempo limitado”.

3. Reciprocidad: Es el principio universal de dar para recibir. Cada vez que das algo de valor a alguien, automáticamente esa persona se siente en deuda contigo y se incrementan significativamente las posibilidades de influir sobre ella. Cuanto más valor entregues a tus clientes, más comprometidos se sentirán ellos contigo y será mucho más fácil cerrar la venta.

4. Autoridad: Las personas se dejan influenciar más fácilmente de personas que demuestran experiencia o conocimiento significativo según el producto o servicio en el que están interesadas.

Para aprovechar este elemento, puedes hacerlo de dos maneras: la primera es posicionándote tú mismo como experto; y, la segunda es logrando que expertos de tu industria usen y recomienden tus productos. En ambos casos, lo que se busca es que el cliente confíe en tu propuesta de valor porque hay detrás un símbolo de autoridad respaldándolo.

5. Consistencia: Es más probable que una persona tome una gran decisión si previamente ha tomado pequeñas decisiones relacionadas. Este principio suele ser utilizado en las estrategias de las empresas de comidas rápidas, que ofertan un combo a muy bajo costo que logra atraer la atención de muchos clientes, pero, cuando llega el momento de pagar, el cajero ofrece la posibilidad de agrandar el combo o añadir productos adicionales al pedido, incrementando así la rentabilidad por cliente.

6. Prueba social: Las personas son más propensas a tomar una decisión si ven que otras personas con características similares ya la han tomado. Muéstrale a tus clientes opiniones, testimonios y resultados que otros clientes han obtenido gracias a tus productos y servicios. Este es uno de los factores clave para ganar la confianza del cliente.

7. Comienza las negociaciones al alza. Los clientes, generalmente, buscarán obtener un mejor precio del que le ofrezcas inicialmente, por lo que debes considerarlo con antelación y definir un precio ancla por encima del valor al que quieres vender finalmente, así el cliente apreciará que le des un descuento y tú obtendrás un pago justo que garantice la rentabilidad de tu negocio.

8. Usa precios señuelo para hacer más atractivo el precio más rentable. El precio no es más que una percepción, por lo que debes ofrecer al cliente un marco de referencia para que él decida cuál es el precio que está dispuesto a pagar. Por ejemplo, investigadores realizaron algunas pruebas sobre el precio de una cerveza y consiguieron algunos resultados interesantes.
Al principio se dio a la gente dos opciones: una cerveza ganga por $1,80 y una cerveza premium por $2.50. El 80% de las personas tomó la cerveza premium.

9. Aversión a la pérdida. A las personas no les gusta perder, por esto funciona muy bien mostrarle al cliente los descuentos en términos de ahorro. Por ejemplo, si vendes un producto que cuesta $50 USD que está en promoción, en lugar de decirle al cliente “20% de descuento en tu compra”, dile “en esta compra te ahorrarás $10 USD”; porque de esta manera le estás mostrando la cantidad de dinero que está dejando de perder si aprovecha la oferta. En todo caso, puedes presentar el descuento de ambas formas, como lo hace Amazon en su plataforma.

10. Envío gratis. La aparición de gastos inesperados es una de las principales razones por las que los clientes abandonan una compra por Internet; por tanto, deberías considerar una política de envío gratuito para incrementar los niveles de conversión. Una buena estrategia es ofrecer el envío gratuito a partir de determinado volumen de compras, así aumentas también el promedio de ingresos por cliente. Lo importante es tener bien claros tus costos para que la estrategia no termine afectando la rentabilidad de tu negocio.

Te invito a usar estas estrategias psicológicas para incrementar las ventas en tu negocio.

Entradas recomendadas